27.3.10

Goodbye forever.

Cada pensamiento, cada suspiro por ti, es como una puñalada que se clava en el pecho impidiéndome la respiración.

Quisiera tenerte lejos y olvidarte, pero por algún motivo siempre acabas regresando a mi mente como el primer día en que te colaste por las rendijas de mi cerebro. Sigues estando en ese rincón especial que siempre reservo para las personas especiales.

Me gustaría que mis pensamientos dejaran de volar a un paraíso cuando te veo, haciéndome ilusiones vanas que solo aumentan mis esperanzas para luego despertar y chocarme contra el suelo. Eres mi perdición, ¿sabes?, y sigo sin saber por qué. Porque a pesar de todo lo que ha sucedido, mis sentimientos no han cambiado.







Quiero borrarte de mi mente, borrar el brillo de tus ojos de mis retinas, olvidar cada palabra que me has dicho y cada segundo que me has dedicado. No puedo seguir viviendo en sufrimiento por algo que nunca sucederá. Es hora de pasar página y continuar con mi vida, alejada de todo sentimiento por ti. Sé que va a ser difícil, y que me va a costar mucho y más, pero es poco a pagar a cambio de una liberación completa.

Y aunque no lo haya querido admitir, y aunque nunca me haya atrevido a decírtelo, te quiero. Mucho más de lo que imaginas.

Hoy te digo adiós para no volver jamás.
Te voy a echar de menos. Muchísimo.

2 comentarios:

  1. Hay que tener fuerza de voluntad, pero si quieres, puedes.
    Sigo leyéndote!
    Un beso!

    ResponderEliminar

¡Súmate a mi inconformismo!